miércoles, 1 de mayo de 2013

Plan de Parto de M.

En mi anterior parto, el de P., hice plan de parto. Pero me limité a rellenar el borrador que nos facilitaron en el Hospital. Después he sabido que sólo contemplaba algunas opciones para el parto, que era muy limitado. Y, por desgracia, no se cumplió nada de lo que pedí. En otra entrada prometo explicar el parto, que fue largo, complicado y traumático. Pero esta vez he aprendido y he hecho un plan de parto copiando de diferentes webs. El que ha servido de modelo básico ha sido el de Alba Padró en su blog (que recomiendo encarecidamente)  http://criatures.ara.cat/somlallet/. Está en catalán, pero a la derecha de la página hay una herramienta para traducirlo a diferentes idiomas. Y es uno de los blogs de referencia para mi, una enciclopedia sobre lactancia y maternidad que se actualiza tres veces por semana.

Por si a alguien le puede servir de ayuda, os adjunto el plan de parto. De momento no voy a entregarlo, por lo cual si alguien que me lee tiene alguna sugerencia o corrección que hacer, le estaré eternamente agradecida y lo modificaré si es necesario.

Aqui os lo dejo. Es largo pero espero haber recogido todo lo que quiero para el nacimiento de mi segunda hija.


Al Equipo de Ginecología del Hospital XXXXX de Barcelona.

A la Dirección del Hospital

Al equipo de pediatría y neotalogía del Hospital XXXXXX Barcelona

Yo, XXXX, de XX años de edad, vecina de XXX, provincia de Barcelona, con domicilio en la calle XXX número XXX teléfono XXXX, con DNI número XXX y afiliada a la Seguridad Social con el número XXXX y número de mutua de XXXX Y siendo atendida en este Hospital por el equipo de Ginecología y Obstetricia.

EXPONE

I. Que he llegado al final de mi embarazo en buen estado de salud sin que se haya detectado durante el curso de la gestación ninguna anomalía.

II. Que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), toda mujer tiene el derecho fundamental a recibir una atención prenatal adecuada y a tener un papel central en todos los aspectos de esta atención, incluso participar en la planificación, realización y evaluación de la atención, y que los factores sociales, emocionales y psicológicos son decisivos en la comprensión e instrumentación de una atención prenatal apropiada. 


III. Que la OMS hace las siguientes recomendaciones respeto al parto:

1. Toda la comunidad debe ser informada sobre los diversos procedimientos que constituyen la atención del parto, para que cada mujer pueda escoger el tipo de atención que prefiera.

2. No existe justificación en ninguna región geográfica para que más de un 10 al 15% de los partos sean por cesárea.

3. No existen pruebas que la vigilancia electrónica del feto durante el trabajo de parte normal tenga efectos positivos en el resultado del embarazo. 


4. No está indicado el afeitado de la región púbica ni los enemas.

5. Las embarazadas no deben ser colocadas en posición de litotomía durante el trabajo de parto ni el parto. Se las ha de animar a andar durante el trabajo de parto y cada mujer debe decidir libremente la posición que quiere asumir durante el parto.

6. No se justifica el uso rutinario de la episiotomia.

7. No se han de inducir los partos por conveniencia. La inducción del parto se debe limitar a determinadas indicaciones médicas. Ninguna región geográfica debe tener un índice de trabajos de parto inducidos mayor al 10%.

8. Se ha de evitar durante el parto la administración por rutina de fármacos analgésicos o anestésicos que no se requieran específicamente para corregir o evitar una complicación en el parto.

9. No se justifica científicamente la ruptura artificial de membranas por rutina.

10. El recién nacido sano debe permanecer con la madre cuando así lo permita el estado de los dos. Es decir, mientras no haya un riesgo grave para la vida de alguno de los dos no debe separarse de la madre en ningún momento ni por ningún otro motivo. Ningún procedimiento de observación del recién nacido justifica la separación de la madre.

11. Se debe fomentar el inicio inmediato del amamantamiento, incluso antes de que la madre salga de la sala de partos y aunque el parto haya sido por cesárea.

12. Hace falta identificar las unidades de atención obstétricas que no aceptan ciegamente toda tecnología y que respetan los aspectos emocionales, psicológicos y sociales del nacimiento.

Y por lo tanto:

Manifiesto

Que estando en la actualidad embarazada y siendo la fecha calculada de mi parto el próximo 19 de julio de 2013, quiero
dar a luz en este centro y:


Que DESEO QUE RESPETEIS LAS ANTERIORES RECOMENDACIONES DURANTE MI PARTO y quiero dejar constancia expresa de las siguientes CONDICIONES bajo las que deseo que se desarrolle, sin que se me obligue o presione para someterme a prácticas rutinarias, y se me consulte en cualquier caso antes de tomar decisiones que afecten a mi salud y a la de mi hija, si no concurren en él circunstancias patológicas que excepcionalmente hicieran imposible el cumplimiento de alguna de estas condiciones:

1. Quiero que NO me considere una enferma. El parto es un proceso fisiológico, natural, involuntario y no patológico.

2. Quiero que se respete la expresión espontánea y libre de la naturaleza en mí, sin interferir innecesariamente o por rutina o por protocolo establecido en la fisiología femenina ni en la intimidad necesaria para su buen discurrir.

3. Quiero que NO me practique o se utilice, sin mi consentimiento expreso:

a) Sonda vesical ni enema.

b) Rasurado de pubis.

c) Analgesia alguna.

d) Anestesia alguna.

e) Episiotomía.

f) Ni ningún tipo de inducción ni estimulación al parto: prostaglandinas, oxitocina u oxitocina sintética (Cytotec, pitocin, syntocinon,etc.)

g) Ni a que se realice ruptura artificial de membranas, maniobra de Hamilton, aminorexis, Kristeller, o cualquier otra.

h) Utilización de povidona yodada, (Betadine) como desinfectante ni a mí ni a mi hija.

4. Quiero que se facilite mi participación activa como protagonista de mi parto, intermediando:

a) El respeto a la deambulación y a las posiciones que escoja para parir a lo largo de todo el proceso del parto: preparación, dilatación, pausas, expulsión y postparto, buscando alternativas al potro obstétrico.

b) Deseo tomar alimentos o bebidas de fácil digestión durante el parto. Para asegurar la hidratación vía oral y no por la vía de suero.

c) No aceptaré la colocación de una vía venosa, ya que no es imprescindible en los cuidados de un parto normal.

d) El respeto al tiempo que necesite para parir, incluidas todas las pausas espontáneas, y no se me practique, innecesariamente o por rutina o por protocolo establecido, ningún acto tendente a acelerar o retrasar el parto, como el goteo de oxitocina, la ruptura de membranas, la introducción de instrumentos o manos en mi vagina, la tracción del cordón durante el parto con la placenta todavía adherida y otros.


e) No deseo que se me administre ningún tipo de medicamento para acelerar la expulsión de la placenta.

5. Quiero que se propicie un ambiente adecuado durante el parte intermediando:

a) La utilización de una habitación silenciosa, con pocas personas, acogedora, con iluminación tenue.

b) Una asistencia al parto respetuosa, íntima y serena. Deseo que haya el número de personal médico imprescindible.

c) El control externo, no invasivo, durante el parto del estado y de la frecuencia cardíaca de mi hija.

d) La no realización de exploraciones internas ni innecesarias. Aceptaré un tacto vaginal a la llegada al hospital y uno cada 4 horas, tal y como recomienda la OMS. 

 
e) Deseo que la placenta sea refrigerada y que me la entreguen al abandonar el hospital.

6. Quiero que se dulcifique el nacimiento de mi hija, intermediando:

a) Estar en mis brazos o sobre de mi pecho inmediatamente después de nacer.

b) Que NO se le corte el cordón umbilical hasta después de que este haya dejado completamente de latir y una vez escurrida la sangre residual en el cordón hacia su extremo fetal. Sólo entonces se practicará una buena ligadura del extremo placentario del cordón y otra igual de su extremo fetal, cortando a continuación.

c) Que NO se le practiquen manipulaciones innecesarias tendentes a estimular el inicio de la respiración, como por ejemplo la aspiración de mucosidades y otras.

d) Pido que las revisiones y la primera pesada se me permíta posponerlas y que pueda asistir mi acompañante. La vacuna de vitamina k y otras técnicas pido que se realicen con la niña sobre mío.

e) Que NO se separe a la niña de mi durante las 2 horas posteriores a su nacimiento. Según la OMS, la primera hora de vida del recién nacido es vital para el inicio de la lactancia y la relación de apego entre la mamá y el bebé. No presto mi consentimiento para que este mandato natural sea interrumpido para realizar procedimientos de rutina que pueden perfectamente posponerse siempre que nuestra hija esté respirando de manera independiente.

f) Quiero que el primer contacto con mi bebé sea “piel con piel” tal como lo recomienda la OMS, independientemente de que su nacimiento haya sido por parto vaginal o por cesárea.

7. Quiero estar acompañada por las personas que desee, especialmente por el padre de mi hija, durante el preparto, el parto y el periodo posterior a este.

8. Durante el tiempo que dure mi estancia con mi hija en el centro, quiero que:

a) Poder darle el pecho desde el primer momento de su vida sin horarios ni restricciones.

b) Que mi hija pueda permanecer permanentemente en contacto con mi cuerpo sin horarios ni restricciones.

c) No se separe a mi hija de mi lado por ninguna manipulación: limpieza, lavado, examen, prueba o cualquier otra sin mi consentimiento expreso.

d) No se practique al bebé ninguna prueba invasiva, diagnóstica o terapéutica, sin mi consentimiento expreso.

e) No se coloque en la boca de la niña ningún chupete.

f) No se administre a la recién nacida alimento ni biberón, sin mi consentimiento expreso.

CIRCUNSTANCIAS ESPECIALES

1. En el supuesto de que mi hija fuera prematura, quiero que:

a) Mi hija permanezca a mi lado, si no presenta una patología asociada que hiciera esto imposible.

La manera de permanecer a mi lado, será en contacto piel con piel conmigo, metodología madre canguro, todo el tiempo día y noche, protegida la niña por una gorra, otras piezas y una “bandolera” sujeta a mi que permita este contacto, estando ambas en una habitación sobrecalentada y pudiendo amamantarla libremente de acuerdo con sus necesidades. Si mi estado de salud no lo permitiera, deseo que este método se aplique con mi marido y padre de mi hija.

b) Si a mi hija le hace falta una incubadora y no estuviera en una situación de emergencia clínica, se me permita estar el máximo tiempo posible con ella alternando la incubadora con el contacto descrito anteriormente en el apartado a), hasta abandonar progresiva y gradualmente la incubadora.

c) Que se me permita amamantarla sin restricciones ni horarios.

d) Se cumplan todas las condiciones anteriores si no surgiera una patología asociada que hiciera imposible el cumplimiento de alguna de ellas, tal incumplimiento nunca será por rutina o por protocolo establecido o de manera innecesario.

2. Mi embarazo anterior culminó en un nacimiento por cesárea, por lo cual, es muy importante para mi evitar otra cirugía. Cuando ésta deba practicarse por razones de fuerza mayor, me gustaría que se nos explicara exhaustivamente a mi marido y a mi las causas de la misma.
En el supuesto de que no hubiera ninguna otra alternativa posible y surgiera la necesidad imperiosa o urgente de practicarme una cesárea, nunca por rutina o por protocolo establecido o innecesariamente, quiero que:

a) Se me practique una anestesia que no afecte al estado de alerta ni a la conducta de mi hija y que a la vez me permita vivir el nacimiento de manera consciente. 

 
b) No presto mi consentimiento para ser atada durante la cesárea.

c) Mi marido me acompañe al quirófano, para poder comunicarnos y disfrutar los dos con el nacimiento de nuestra hija, desde el primer momento del nacimiento y sin interrupciones.

d) La niña se coloque sobre de mi pecho desde el primer momento del nacimiento para permitir, mientras se acaba la cesárea, adaptarse a este mundo exterior y a continuación empezar así la lactancia.

e) No se separe a mi hija de mí, en ningún momento, y me acompañe en el post operatorio y el retorno a mi habitación.

f) Se cumplan todas las condiciones anteriores si no surgiera una patología asociada que hiciera imposible el cumplimiento de alguna de ellas. Tal incumplimiento nunca será por rutina o por protocolo establecido o de manera innecesario.
Entiendo que no bajo todas las circunstancias podrá seguirse mi plan de parto, pero confío en la buena voluntad y la capacidad probada de todos los profesionales que van a acompañarnos. Estamos seguros de que ésta será una experiencia muy gratificante y enriquecedora para todos.
La exigencia de las anteriores condiciones no sólo emana de mis propias convicciones sobre la manera como se debe desarrollar mi parto, sino también de una amplia y fructífera experiencia europea.

Estas condiciones están recogidas en legislaciones de países similares a nuestro. en Francia, el Decreto Ministerial número 83-24, del de agosto de 1983 (Maternidad), en Italia, en la Ley del Consejo del Lacio, de 14 de marzo de 1984 (Derechos de la mujer embarazada y del recién nacido) .
En el ámbito mundial estas condiciones han sido aprobadas y publicadas por la Organización Mundial de la Salud en la Conferencia Internacional de Fortaleza (Brasil) del 22 al 26 de abril de 1985 en forma de 21 Recomendaciones. En éstas se parte del principio de que toda mujer tiene el derecho fundamental de beneficiarse de una asistencia prenatal adecuada, teniendo la mujer un papel esencial en todo lo que se refiere a esta asistencia mediante su participación activa en la planificación, la prestación y la evaluación de esta asistencia.

Y todavía más, aquí en España, estas condiciones exigidas por mi están apoyadas por:

a) La Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad.

b) Las Recomendaciones del Ministerio de Sanidad emitidas el 6 de julio de 1989.

c) El Decreto 175/1989, de 18 de julio, del País Vasco, de la Carta de Derechos y Obligaciones de los pacientes y usuarios.

d) La Ley 6/1995, de 28 de marzo, de Madrid, de Garantías de los Derechos de la infancia y adolescencia.
e) El Decreto 101/1995, de 18 d’abril, de Andalucía, de Los Derechos de los padres y de los niños en el ámbito sanitario durante el proceso del nacimiento.

f) El Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y la dignidad del ser humano respeto a las aplicaciones de la biología y la medicina, del Consejo de Europa, en vigor en España desde el 1 de enero del 2000.

g) Artículo de la AEDP sobre el uso inadecuado de la povidona yodada.

h) Método Madre Canguro, aplicado a l’hospital Joan XXIII de Tarragona por el Dr. Adolfo Gómez Papi.

Por todo esto, y basándome en los fundamentos legales precedentes y del que dispone el artículo 68 y concordantes de la vigente Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común:

SOLICITO

I. Que teniendo por presentado este escrito se sirva a admitir a trámite e incorporar una copia a mi historial ginecológico y obstétrico, para que, atendiendo a su contenido, se adopten las medidas oportunas para que se lleven a término a las condiciones aquí expuestas, y se trasladen a los servicios de personal implicado.

II. Dado que las indicaciones descritas están avaladas por la OMS y otros organismos y leyes ASUMO la responsabilidad que me corresponde en la toma de estas decisiones.

Atentamente


2 comentarios:

  1. Muy completo! Pero supongo que el corrector te ha jugado malas pasadas. En muchos sitios pone parte o partes en vez de parto o partos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja...es verdad, el original estaba en catalán! la OMS (Organización Mundial de la Salud) me lo traducia por OLMS (Olmos). En cuanto tenga un minuto, me pongo, muchas gracias!

      Eliminar